Premiación Concurso “Somos Kiva, todos contra el Bullying”

Durante el mes de noviembre se llevó a cabo el Concurso “Somos KiVa, todos contra el Bullying” iniciativa cuyo objetivo era aumentar el compromiso de toda nuestra comunidad para prevenir el acoso escolar de una manera lúdica y creativa.

Como colegio nos encontramos muy orgullosos de las nuestras estudiantes Antonia Almarza, Martina Siri de 4º Básico B, debido que en la categoría “cuento corto” obtuvieron reconocimiento especial por el contenido que entrega su cuento.

A continuación, les dejamos el cuento “trinidad y su diario” que escribieron las estudiantes. 

Trinidad y su diario

Un día como cualquier otro, en una escuela, era hora de volver a ella, todos los niños iban llegando, pero lo importante aquí, es el 7º B. Todos esperaban la llegada de nuevos compañeros y ¡RIIING!, ya era la hora de clases. Corrían a sus salas, pero por el pasillo iban lentamente dos hermanas, Elena y Trinidad, pues ellas tenían miedo de lo que pasaría en su nueva escuela. Elena era una chica de bello cabello negro como la noche, brillante como las estrellas y era tan liso que parecía una cascada ligeramente cayendo. Trinidad tenía una bella sonrisa en su rostro, pero tenía algo diferente a los demás. 

Elena fue a dejar a su hermana Trinidad al salón de clases. Entró lentamente a la sala, todos la miraban con una cara de desprecio y empezaron a susurrarse uno al otro, riéndose a carcajadas (mírala le falta una pierna, mira usa silla de ruedas). Ella se puso roja de vergüenza. Una vez que escogió su lugar, todos se apartaron y la dejaron en plena soledad. Trinidad durante mucho tiempo se sintió rechazada y ella en su diario de vida escribía: odio ir al colegio porque todos se burlan de mí y siento que más que aprender estoy triste y preocupada. Luego de un tiempo Elena notó que su hermana ya no era la misma, y no tenía la misma sonrisa dulce de siempre.

Un día a Trinidad se le cayó su diario donde escribía sus sentimientos y lo que pensaba. Este lo encontró su compañero Oscar, en vez de ir a dejárselo, con curiosidad lo leyó. En el vio que ella estaba sufriendo, se sentía ahogada y no soportaba más las burlas. Oscar fue rápidamente a decirle a su profesora lo que estaba pasando. 

Ella inmediatamente conversó con sus padres y con sus alumnos. La profesora les dijo: todos somos iguales, tenemos los mismos derechos y no porque tú pienses diferente o físicamente seamos diferentes tienen derecho a tratarse mal. Los compañeros le pidieron perdón y le dijeron empáticamente: nos dimos cuenta que si a nosotros nos hicieran lo mismo, no nos gustaría y dolería mucho. Trinidad, ese día volvió a su casa feliz, sintiéndose cómoda con ella, amigos, familia y los demás. La profesora contó lo ocurrido al director y gracias a esto llegó a la escuela el programa Kiva, dando libretitas para expresarse y escribir cada día.

Ventana Emergente - CONFIGURACION ok